»   Pueblos: 

Chulilla

Chulilla pertenece a la Comarca de La Serranía, y dista 62 Km. de la ciudad de Valencia.

 
 »   Descripción:
Chulilla pertenece a la Comarca de La Serranía, y dista 62 Km. de la ciudad de Valencia. Esta Comarca se localiza en la cuenca alta del Río Turia y tiene un carácter claramente montañoso.
La superficie del término municipal es de 62.8 Km2, la altura máxima y mínima sobre el nivel del mar es de 636 m. y 250 m respectivamente.

La riqueza de su patrimonio natural, convierte a Chulilla en un marco ideal para la práctica de senderismo, itinerarios que discurren por las zonas más bellas de la comarca y durante su recorrido se suceden una gran diversidad de paisajes fluviales así como abruptas zonas montañosas y frondosas campiñas.

En Chulilla se sitúa uno de los principales establecimientos termales de la Comunidad Valenciana, sus aguas mineromedicinales sulfatadas cálcicas, están indicadas en los procesos reumatológicos, respiratorios y de la piel. El Balneario de Chulilla cuenta con una ubicación privilegiada, un entorno rodeado por el río Turia y abundantes pinares.

Chulilla es un lugar privilegiado para practicar la escalada deportiva, gracias a las características de sus montes, citar el Cañón del Turia por la cantidad y variedad de itinerarios así como por su climatología benévola.

El municipio cuenta con una rica gastronomía. El amante de la buena mesa disfrutará de los guisos tradicionales de la población y la comarca. Los platos más destacados de la oferta gastronómica Chulillana son: La Olla de carne, Olla de berzas y el Rin-ran. En cuanto a la repostería, también existe un amplio surtido de dulces y pastas típicas chulillanas, de entre ellas destacan el Reguiño, los congretes, los mantecados y las torticas de almendra.

Chulilla ha sabido conservar las tradiciones, así se demuestra año tras año en las dos principales fiestas de la localidad: `La Enramá´ y `Las Cruces´.

Estas fiestas son por sus características las más representativas de Chulilla, las más arraigadas y tradicionales.

Geografía:
El pueblo se ubica en la falda de un alto promontorio llamado del Monte del Castillo que se mantiene como `castro´. La población esta dominada por el castillo árabe que conserva torreones y murallas del lado de la población, ya que por la parte que da al río existe un impresionante cañón conocido como `Las Hoces del Turia´ que lo hace inexpugnable por lo que, en ese lado, carece de construcciones defensivas.

La mayor parte del término se extiende sobre terreno cretácico. En esta meseta caliza, la erosión del río Turia ha creado una hoz y el Salto de Chulilla, de 160 metros de profundidad y 10 metros de anchura. La vegetación está formada por pinares (carrasco) y monte bajo mediterráneo. En cuanto a la fauna las especies más importantes son las rapaces, tanto diurnas como nocturnas, la perdiz, el conejo, la liebre, zorro, tejón, garduña, jineta y jabalí. En el Turia habitan barbos y truchas.

Se accede a esta localidad desde Valencia a través de la CV-35, tomando luego la CV-394.

Historia:
Su poblamiento es primitivo, datándose con seguridad desde el primer milenio A.c. sin embargo, los primeros vestigios documentados en excavación han sido correspondientes a la Edad de Bronce en la superficie superior del Monte del Castillo. En éste, núcleo original del término, el poblamiento ha sido continuado.

Durante la Edad del Hierro, se produce la expansión en la zona con los poblados ibéricos del Monte del Castillo, el Castellar, Pelma, la Talayuela, Pico los Serranos y Corral de Ajau. Con la romanización, algunos de estos poblados se abandonan y otros bajan al llano.

Hasta el momento no han aparecido vestigios correspondientes a esos siglos oscuros tras la desaparición del Estado Romano. Suponemos que al final del Antiguo Imperio se fue conformando la estructura territorial que derivaría en el distrito dependiente del `hisn´ (castillo islámico) de Xulella y asimismo en la baronía del siglo XIII.

En 1238 y tras la conquista de la ciudad de Valencia, también Chulilla entra a formar parte del mundo occidental cristiano. Aunque ya antes Zayd Abu Zayd había entregado el castillo y la villa, con otros territorios, a la Iglesia de Segorbe en 1236. En 1248, el rey Jaime I dona la villa a Pere Escrivá de forma vitalicia `castrum et villam de Xulella´.

Tras este paréntesis de señorío militar vuelve al eclesiástico al ser instituida en 1274 la Baronía de Chulilla, que incluía Losa y, desde 1300, el Villar, sobre el territorio del antiguo distrito musulmán del castillo y entregada al Cabildo y obispo de Valencia.

Hasta 1331, la población será mayoritariamente musulmana, siendo en esa fecha cuando tras las fallidas revueltas de Al-Azraq, y los continuos asaltos a las morerías por parte de cristianos hacen que se produzca el abandono de éstos. En 1340, Pedro IV de Aragón concede una Carta de Población por la que se establecen 100 pobladores entre los que había y los recién llegados, procedentes de Teruel y Lérida principalmente y de Navarra. En 1373, la soberanía del Obispo sobre la Baronía se hace completa tras la cesión a éste de los derechos del Cabildo. En 1379, se refuerza el castillo a raíz de la guerra con Castilla, dado el lugar fronterizo que ocupa (guerras 1356-1365).

En el siglo XVIII el territorio de la Baronia que apenas había sido modificado durante el último milenio y aun coincidía con el antiguo distrito islámico se rompe formándose los nuevos municipios de Villar y Losa.

El siglo XIX:
Su posición geoestratégica provocó que se libraran en ella cruentas batallas durante las guerras carlistas, en las que las tropas del general Cabrera ocuparon el castillo y posteriormente reconquistado por las tropas isabelinas tras sucesivos asedios.Ya en el siglo XX chulilla se vera marcada por la cruda Guerra Civil,la riada del 57 que en nuestro municipio fue especialmente afectado, la emigración a las ciudades de los años 50 y 60 y finalmente para cerrar el siglo el incendio de 1994 que fue un revés para su economía turística como modelo de desarrollo sostenible con el entorno.

Economía:
Es un importante núcleo de turismo interior por sus atractivos naturales y por sus numerosos restaurantes y casas rurales, siendo este sector el principal motor económico que mueve al pueblo. También cuenta con un balneario de aguas termales sulfurosas que mantienen una temperatura constante de 23°C. (Balneario de Fuencaliente o de Chulilla).

Monumentos:
Castillo de Chulilla. Consta de ante muralla, torre barbacana, un bastión circular, dependencia abovedada, torres esquineras, y el recinto señorial con torre y restos de la residencia y dependencias auxiliares. También contaba con una ermita dedicada a San Miguel. En su interior se cuenta con cuatro aljibes. En diversos lugares se ven unos grabados similares a los del Castillo de Denia. Fue usado como cárcel para eclesiásticos por orden de San Juan de Ribera.

Iglesia de la Virgen de los Ángeles. Se construye sobre la mezquita, siglos XV y XVI. Originalmente de nave rectangular con tejado a doble vertiente, con dos puertas. Se le agregan: campanario, sacristía, capilla. De ornamentación barroca, el zócalo de azulejos del siglo XVI, semejante a los de la iglesia del Corpus Christi de Valencia (El Patriarca). Consta de una nave con otra adosada al presbiterio cubiertas ambas por bóvedas de cañón con lunetos, sobre pilastras y arcos de medio punto, portadas dinteladas con hornacina. Entre sus obras destacan una talla de madera policromada de una Virgen con Niño (siglo XVI) y un lienzo de la Virgen del Castillo con Niño (siglo XVII).

Ermita de Santa Bárbara. Edificio primitivamente gótico construido en 1364, renovado en 1730. Consta de una sola nave con pilastras, arcos de medio punto y ojivales. La bóveda es de crucería.

Fiestas:
Fiesta de la enramá. Se celebran los típicos `mayos´. Es la fiesta más antigua que se recuerda y que ha ido pasando generación tras generación, es una fiesta para los jóvenes y que disfruta todo el pueblo, ya que consta de múltiples actos populares. (primer fin de semana de mayo).

Fiestas Patronales. En honor de Santa Bárbara, con traslado de la virgen en romería desde la Ermita. Las fiestas duran una semana, en la que además de los distintos actos religiosos, se celebran también, numerosas cenas populares, verbenas, y demás actos que culminarán con el traslado de nuevo de Santa Bárbara desde la iglesia hasta la ermita. (segunda semana de agosto).

Fiestas de la Ermita. Se celebran la última semana de Agosto.

Fiestas del Santísimo Cristo, también conocidas como `Las cruces´.Los protagonistas de este evento son los vecinos de cada calle del pueblo quienes durante todo el año hacen `Las cruces´ con diferentes tipos de materiales, dando en cada caso rienda suelta a la creatividad. Se celebran en septiembre.

Gastronomía:
Los platos típicos de la localidad son: la Olla de berzas (alubias, acelgas y patata, con el toque especial de la hierbabuena), la olla de carne(alubias, patata, cardo, tocino, morcilla de pan, morcilla de cebolla, güeña, mediana y hueso), Rin-Ran (plato que deriva de la olla de berzas con patatas, acelgas, alubias, bacalao, huevo duro, y un buen chorro de aceite de oliva), Ajo arriero ( patata, bacalao y aceite) y por último las populares "cocotes" (empanadillas de chorizo).

De la repostería sobresalen los `reguiños´ (con la apariencia de un panquemado, pero los ingredientes no son los mismos ni el sabor tampoco, este es un poco más dulce) mantecados, tortas de almendra y `congretes´.

Existen buenos vinos como el `rancio´, `Pedro Ximénez´, `Juliola´ y la dulce Mistela.

Recursos Naturales:
Su perfil orográfico es marcadamente montañoso, con un gran número de ramblas y barrancos, lo que hace de esta zona una de las más bellas de las serranías ibéricas.

Balneario de Fuencaliente, El Balneario cuenta con un hotel que se eleva por la ladera de un monte, junto al río Turia y la alameda con árboles centenarios.

Las características de sus aguas permiten llevar a cabo diversos tratamientos de afecciones reumáticas y respiratorias, trastornos del aparato locomotor, curas de adelgazamiento y celulitis, antiestrés y varices.

El barranco de Falfiguera: Actualmente, se ha acondicionado para la práctica del senderismo (PR -77), existiendo otro camino que va a parar a los corrales de don Adón. Parte de la magia de este paraje se entiende cuando se accede a la zona que alberga las pinturas rupestres. Están situadas en un lugar de difícil acceso, por lo que se puede explicar como han podido perdurar hasta nuestros días. A finales de 1998, se produjo el hallazgo, de gran valor histórico, un conjunto de Pinturas Rupestres en el Barranco de Falfiguera. Tras una primera observación el friso se reveló como un hallazgo de extraordinario interés por el aspecto y cantidad de las representaciones pictóricas.

Deberemos suponer que las escenas pintadas estuvieron relacionadas con los ritos de una población cazadora. En estos recintos o abrigos-santuarios se llevarían a cabo diversas ceremonias, con la finalidad de venerar a ciertos espíritus y reactivar periódicamente la fuerza creadora de las pinturas a las que estarían vinculados los animales cazados, lo que dependía, en definitiva, su propia subsistencia. A la entrada del barranco se encuentran los restos de una torre derruida. Paraje natural los Calderones, donde se encuentran las hoces del Turia.

Cañón del Turia: el cañón tiene una longitud aproximada de unos 4 kilómetros. Probablemente éste sea, uno de los parajes más bonitos y al mismo tiempo menos conocido de la Comunidad Valenciana. El cañón comienza en la misma presa del embalse de Loriguilla.

Fuentes: como se puede observar Chulilla está fuertemente vinculada con agua, muchas son las fuentes que hay en el término una permanentes y otra que salen en función de la lluvias, fuente como la Rinconá, la de Pelma, la de Terrosa, Mortaina, Corachana, La Maza, El Garbanzo, La Morena, El Lebrecillo y la mayor de todas y la más importante de Chulilla es la fuente del Balneario, que abastece al balneario y a todo el pueblo.

Actividades:
Escalada. Chulilla, es un lugar privilegiado para la práctica de la escalada deportiva, debido a la gran cantidad y variedad de sus itinerarios y la bonanza de su clima.

La escalada se desarrolla sobre caliza gris de origen Cretácico, a veces anaranjada, pero casi siempre muy compacta. Siendo variada, predominan las placas técnicas y los itinerarios de grado medio. Las vías están equipadas con parabolt de métrica 12.
Esta escuela posee mas de 30 sectores, concentrados mayoritariamente en el cañón del río Turia, aunque dispone de otros tantos arriba del mismo, como los `Fantasía´, que se hayan frente a la central hidroeléctrica, o los de la zona de iniciación llamada `Cherales´.

Senderismo, existe actualmente una gran red de senderos de diferente dificultad que recorren los mas bonitos parajes de los alrededores chulillanos. Los podrás encontrar todos en nuestra página web.

Rutas en bici: Los amantes de este deporte también tienen cabida en Chulilla. Contamos en la zona con diferentes rutas tanto para bicicleta de montaña como de carretera.

Pesca: En las aguas del río Turia, a su paso por Chulilla se encuentra el coto de pesca `La Rinconá´. La calidad del mismo hace que sea frecuentado por numerosos pescadores deportivos de la provincia. De fáciles accesos, el coto está situado entre la central eléctrica y la antigua fabrica del Corindón. Para llegar hasta él deberá tomar el desvío hacia el Balneario de Chulilla, a dos km. del desvío se inicia el coto.

Caza: El coto de caza Chulilla ocupa una superficie de 6200 ha. La orografía del terreno, combinación de monte y llanos, y su finalidad agrícola propician un hábitat ideal para numerosas especies animales.

Su relieve suave y matorral bajo facilitan la visibilidad y el desplazamiento por el mismo para el cazador. La caza se basa principalmente en la captura de aves, liebre, conejo y jabalí.
Publicado por Chulilla -
Balneario
Balneario
 
Charco Azul
Charco Azul
 
Escalada
Escalada
 
Fiesta de las Cruces
Fiesta de las Cruces
 
Vista La Muela
Vista La Muela
 


© 2017 casas-rurales.info Guia de casas rurales, hoteles rurales, hoteles con encanto, turismo rural y activo y restaurantes.